lunes, 2 de mayo de 2016


Seguimos con el segundo post de la iniciativa #ElTemaDeLaSemana de @PapásBlogueros. ¿Que apenas publiqué ayer el primer post del tema de la semana? Pues sí, pero vamos a aprovechar que hoy estoy de vacaciones para darle un poco más a la tecla.

Esta semana el tema es: El peor momento del día.

En el post de ayer me quejaba de que era difícil escoger el mejor momento porque había muchos. En este caso, escoger un momento malo es difícil porque, afortunadamente, hay muy pocos. Tenemos la suerte de tener una niña realmente buena, fácil de cuidar y que no da apenas guerra, así que los momentos de tirarnos de los pelos los contamos con los dedos de las manos.

Pero dado que hay que escoger, yo diría que el peor momento del día es el ratito de antes de que la peque se vaya a dormir los días que está extremadamente cansada. Cuando, del sueño que tiene, está tan incómoda que arranca a llorar, se queja, no quiere colocarse de ninguna forma, y protesta y protesta sin parar. Porque tiene tanto sueño que no puede dormirse. Esos momentos, cuando da igual lo que hagas, cómo la cojas o por dónde la lleves, que ella sigue llorando, son los que muchas veces ponen a prueba nuestra paciencia y resistencia. Más aún si coinciden con esas noches en las que nosotros también estamos agotados tras un duro día. Hay veces que me la llevo en brazos y trato de dormirla paseando por el salón a oscuras, y soy yo el que se va quedando dormido de pie. Y entre eso y las quejas y las protestas, algunas noches he acabado bastante de los nervios.

Menos mal que, cuando por fin se duerme, resulta una criaturita tan tierna y encantadora que todo el mal rato previo queda casi inmediatamente olvidado...

12 comentarios:

  1. Vayaaaa, espero que poco a poco vaya aprendiendo a pilla el sueño sin problemas... Animo y Que tengan Buenos Sueños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del día... A veces entro al dormitorio y ya está roque, otras no hay forma de que cierre el ojo hasta pasada la medianoche.
      Gracias por comentar! :)

      Eliminar
  2. jejeje igualito que nosotros cuando estamos cansados, yo al menos me puedo quedar dormido de pie jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, yo también puedo quedarme dormido de pie. Ahora, mantenerme de pie una vez dormido, eso ya es más complicado... xD

      Eliminar
  3. Esos momentos son bastante duros, yo he tenido pocos porque cuando se pone así prefiere a Mami... Porque los besos de mamá curan más que los de papá ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nuestra depende del día... A veces prefiere a mamá, pero puedo decir con orgullo que en ocasiones lo que quiere es quedarse dormida en mis brazos. Lo noto porque después de estar protestando y dando vueltas en la cama, desde que la cojo hasta que cierra el ojo pasan... 10 segundos xD

      Eliminar
  4. Buuufff esos momentos son muy malos, al mío también le pasa cuando estamos con gente y tiene sueño pero no quiere perderse ni un instante, entonces entra en un estado de juego y lloro y no sabes que hacer...Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí, cuando se pasan de revoluciones es lo peor. Se les ve que están completamente reventados pero se niegan por completo a cerrar el ojo... ¡Qué desesperación!

      Eliminar
  5. Es complicado cuando está uno agotado y los peques tb pero no hay manera de que se calmen y duerman, cómo te entiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es que con esta edad es imposible explicarle que es que tiene sueño y que lo que tiene que hacer es cerrar los ojos y dormirse...

      Eliminar
  6. Ufff si que momento tan complicado, pase varias veces por eso!!! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces llega a ser un momento de tirarse bastante de los pelos, sí... Un saludo!

      Eliminar