jueves, 31 de diciembre de 2015


Escoger una sillita para el coche no es sencillo. Hay docenas de modelos y múltiples modos de anclaje posiciones: A favor o en contra de la marcha, reversibles o no, sujetas con cinturones o con isofix, con escudo o sin él, de 0 a 18 kg, de 9 a 32 kg... Por eso, cuando consultas a un (supuesto) experto en la materia, lo que esperas es que te oriente teniendo en cuenta tus necesidades específicas. De ahí que nuestra experiencia tratando de comprar una nueva silla para la peque haya sido frustrante y esté un tanto cabreado. Sirva este post como advertencia para otros padres primerizos que anden en busca de una buena silla.

Nosotros tendremos que jubilar la sillita de grupo 0 en breve y pasar a una más grande. Después de una investigación exhaustiva* redujimos la lista de candidatas a tres: Britax MaxWay, Britax HiTech o Axkid Minikid. Todas son sillas a contramarcha, ya que varios estudios han demostrado que son las más seguras. Como en Inglaterra no tenemos coche propio y venimos a visitar a los abuelos regularmente, las tres se sujetan con los propios cinturones del coche. Y como nuestra peque está hecha una vikinga (con diez meses y medio ya ha llegado a los 10 kilos), el rango de pesos de las tres nos maximiza el tiempo de vida útil.

Aprovechando el viaje a Madrid por las fiestas de Navidad decidimos pasarnos por Todonene'S, en Villaviciosa de Odón, tienda pionera en Madrid en comercializar sillas a contramarcha. Habíamos estado hablando con ellos por Facebook y nos habían confirmado que tenían stock de nuestras tres candidatas. Queríamos ir, probar los tres modelos con la peque, que nos asesorasen y, con las mismas, llevarnos una de las tres ya puesta en el coche de mis padres.

Al llegar nos dijeron que la chica experta en sillas a contramarcha estaba ocupada y que esperásemos. A los cinco minutos apareció otra vendedora que nos dijo que podía ayudarnos, así que nos fuimos con ella y le empezamos a explicar lo que buscábamos. Sin dejarnos terminar, empezó a decirnos que las sillitas que le decíamos no eran una buena idea, que eran muy complicadas de instalar, que "los expertos" de la tienda que "hacían las demostraciones" tardaban entre 20 y 30 minutos en instalarlas, y que si eso era lo que tardaban los expertos, a nosotros nos iba a llevar casi una hora. Y que no, que mejor nos olvidásemos de esas sillas.

En vez de eso, se empeñó en que nos llevásemos una Klippan, ya fuese la Kiss2 o la TrioFix, sillitas entre 100 y 200 euros más caras que nuestras opciones. Son sillas de 0 a 18 kg que se colocan sujetando una base al asiento del coche y luego encajando la sillita ahí. Que esas eran fáciles de instalar y fabulosas, y que las que nosotros decíamos eran muy muy difíciles de instalar, y no compensaban. También quería, ya puestos, que comprásemos también un par de bases extra (a 120 euros cada una) para dejar en los coches de mis padres y mis suegros. Nuestras tres opciones no llegó ni a sacarlas de las estanterías donde las tenía.

Podéis imaginaros nuestra cara. Media hora pasó insistiendo en que nos gastásemos 400 euros más de lo que teníamos presupuestado en una silla para las que nuestra peque ya ha pasado de más de la mitad del rango de peso. Media hora que remató con un "Ah, bueno, eso sí... Ahora mismo no hay nada de stock de la Kiss2 o la TrioFix, y no lo va a haber hasta marzo. Pero podéis dejarla pagada ahora y ya os venís a recogerla cuando la traigamos". En ese momento le dimos las gracias, le dijimos que nos lo pensaríamos, y nos marchamos para no volver.

¿Qué hemos descubierto al leer las instrucciones del fabricante y ver un par de vídeos de YouTube? Que las sillas que nosotros queríamos comprar, esas "tan complicadas" de montar, no requieren más que media docena de pasos de instalación que no se tarda más de cinco minutos seguir. Y que probablemente la vendedora que nos atendió no tenía ni puñetera idea de cómo se montaban esas sillas. Pero que, en vez de decirnos que esperásemos a su compañera, trató de vendernos las únicas que conocía sin tener en cuenta nuestras necesidades ni nuestras circunstancias.

No pienso volver jamás a Todonene'S. Y mi consejo es que lo evitéis vosotros también. Si no, corréis el riesgo de volver a casa con 600 euros menos en el bolsillo, mano sobre mano, y teniendo que esperar dos o tres meses por un producto que no será lo que mejor se adapta a vuestra necesidad, sino únicamente a los limitados conocimientos de la vendedora de turno.

* Hecha principalmente por mi mujer, al César lo que es del César.

3 comentarios:

  1. Madre mía el otro día estuve como una hora leyendo informes y blogs para encontrar una silla nueva. Que si el ADAC que si la RAE... Una locura. Al final la hemos encontrado.

    Leí algo al respecto de las sillas que se sujetan con cinturones sobre su prohibición (lo que ya no se es si en venderlas, en fabricarlas o en llevarlas), no obstante no es a muy corto plazo pero por si acaso.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y al final por qué silla os decidisteis? Nosotros finalmente acabamos comprando la MaxWay en una tienda sueca en la que, además, nos ahorramos unos 50€ con respecto a lo que nos hubiese salido en tienda.

    Sobre la prohibición de las sujecciones con cinturón, pues ni idea... Pero en nuestro caso, que no tenemos coche propio y andamos con taxis y coches de unos abuelos y otros, al final nos resulta la opción más sencilla. Y después de haber leído sobre el tema, las sujecciones con cinturón resultan tan efectivas como el isofix, así que no creo que haya problema.

    Muchas gracias por pasarte y comentar! Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Sentimos mucho que nuestra atención no haya colmado sus expectativas y trabajamos día a día para que el cliente que nos visita se sienta totalmente satisfecho. Las duras quejas que Vd. ha vertido en su blog han sido trasladadas a nuestro equipo de ventas, al igual que se les traslada las felicitaciones cuando las hay.
    Me siento en la obligación de puntualizarle y volcar aquí el mensaje privado que nos envió a nuestro Facebook el día 30 de Noviembre : "Hola, vivimos en Inglaterra pero vamos a Madrid del 23 de diciembre al 1 de enero. Queremos una sillita a contramarcha sin isofix ya que tendrá que ir en varios tipos de vehículos y algunos no disponen de él. Quería saber en qué horario podríamos ir a informarnos y ver cómo se instalan las sillitas y si tenéis la Max Way de Britax y la axkid minikid, que son los dos modelos que creo que podrían cumplir mejor mis requisitos. ¡Muchas gracias!"
    Y también el que nos envió el día 18 de Diciembre: "Buenos días de nuevo, queremos ir a veros el 23 por la mañana y quería saber si tenéis stock de la Max Way, la kiss 2 y la minikid, porque nos gustaría poder llevarnos la que mejor se ajuste a nosotros sobre la marcha. Muchas gracias."
    En el primer mensaje nos especifica que la silla se instalará en varios vehículos (Las sillas con Lower Tether como regla general no son fáciles de cambiar de vehículo. Cierto es que no es imposible.) por lo que la respuesta de la persona que les atendió no era en absoluto desacertada. Otro tema son las formas, la educación o la falta de una correcta comunicación que por lo que Vd. cuenta pudiera haber ocurrido.
    En el segundo mensaje sí nos solicita la Kiss2, y es la silla que se les recomienda, y supongo que por la facilidad de instalación (instalación muy parecida a la Triofix), y la posibilidad de dejar anclada una base en el coche de los abuelos.
    Veo que al final ha comprado una MaxWay, un gran producto, y espero que haya colmado de satisfacción sus expectativas de uso viendo además que la utiliza con continuos cambios de vehículo.
    Le reiteramos nuestras disculpas. Nuestro equipo lo forman actualmente nueve personas. Imagino que el día que nos visitó (víspera de nochebuena), o por acumulación de público, o por las vacaciones de parte de la plantilla y exceso de trabajo del resto, no se le atendió como se merecía. Le garantizo que lo que Vd. comenta en esta página no suele suceder en nuestro establecimiento.
    En los 13 años que llevamos funcionando se ha luchado por conseguir una atención al cliente que roce la excelencia. Pero por suerte o por desgracia, somos humanos y a veces un cliente, tanto bien atendido como mal atendido, tiene a bien dedicarnos una página en su blog.
    Reciba un cordial saludo

    ResponderEliminar